RESUMEN DEL MERINO EN ARGENTINA.

La fusión de sangres Merino de distintos tipos introducidos desde España, Alemania, Austria, Hungría y Francia, a principios del siglo pasado, originó en la República Argentina una nueva raza especializada en la producción de lana muy fina.

Su período de formación fue muy prolongado, ocurriendo durante el mismo algunas variantes en las modalidades que rigieron su orientación hacia la producción de lana fina.

La raza Merino Argentino logró una difusión notable en todo el país, especialmente en zonas de campos pobres demostrando su adaptabilidad y rusticidad.

La historia de la formación de esta raza tiene conexiones íntimas con el progreso de la especie ovina en el país, dado que el ganado primitivo que en gran número poblaba el país, introducido en la época del descubrimiento y conquista de América experimentaron una mejora notable con las importaciones iniciales (1813) de reproductores Merino traídos de España.

La formación del Merino Argentino se divide en tres épocas:

a) Hasta 1836, comprende las importaciones iniciales de distintos Merinos Europeos, y la instalación de cabañas precursoras.

b) Hasta 1912, que fue el período preparatorio en la creación de la raza.

c) A partir de 1912 en que la Sociedad Rural Argentina abre con carácter definitivo el FLOCK BOOK de la raza.

Los primeros antecedentes que se conocen sobre importaciones de Merino Español al Río de la Plata datan de 1794 por Manuel Labardén, luego en 1813 por Thomas LLoyd Halsey y en 1826 por el Presidente Rivadavia.

La introducción de Merinos Alemanes aconteció en 1830, repitiéndose en años subsiguientes hasta alcanzar los 4200 reproductores importados en 1836.

Hasta aquí la orientación exclusiva fue la de producir lana muy fina, sin tener en cuenta la carne. Se considera que en esa época Sheridan y Harrat fueron los precursores en la orientación de un animal de esqueleto fuerte, de carne abundante, vellón compacto y lana con mucho "carácter", sin la finura exagerada del Merino Electoral, en resumen mejor conformación, cantidad y calidad de lana.

Es imposible establecer con precisión que clase de Merino predominó en la formación del Argentino, ya que los Sajones, Negretes y Rambouillets intervinieron y se cruzaron entre sí, llegando a un animal de cuerpo más robusto y un vellón más pesado, que es el Merino Argentino a principio de este siglo.

A partir de la década del 40 con la intención del mejoramiento de su lana, comienza una serie de importaciones de carneros Merino Australiano, que tiene una calidad de lana insuperable (largo, suavidad, color, elasticidad y rendimiento) aliada a una rusticidad apreciable, hacen del producto de este cruzamiento un animal moderno, productor de lana fina , de una gran adaptabilidad para la explotación de campos con escasa vegetación y clima severo, como son predominantes en la Patagonia, al ser desplazadas de la Pampa Húmeda por la introducción de otras razas ovinas más adaptadas a suelos húmedos que ocasionaban problemas en las pezuñas y por el vacuno y la agricultura como alternativa de mayor rentabilidad.

Estas condiciones hicieron que el Merino Argentino fuera absorbido totalmente por el Merino Australiano, logrando un animal sin arrugas, con mejor conformación y mayor calidad de lana.

Hoy en día la población de Merino está radicada principalmente en las tres provincias Patagónicas: Río Negro, Chubut y Santa Cruz, con centros no muy significantes en las provincias de Buenos Aires, La Pampa y Neuquen. El stock actual es aproximadamente de 7.000.000 de Merinos en Argentina, encontrándose el 55% en la provincia del Chubut.

En enero de 1948, en la ciudad de Comodoro Rivadavia, un grupo de criadores decide formar una Asociación que los nuclee con el fin de promocionar y guiar a la Raza Merino Australiano en nuestro país.

Los criadores de Merino están nucleados en la Asociación Argentina Criadores de Merino, su sede se encuentra en Viamonte 332 5° 44, C.P. 1053, Capital Federal, Tel/Fax. 011 4313 1784 email: info@merino.org.ar website: www.merino.org.ar y cuenta con delegaciones en las provincias de Buenos Aires, Río Negro, Chubut y Santa Cruz.

Como entidad relacionada a la cría de ovinos no deja de estar influenciada por las constantes variaciones de los mercados y políticas económicas que regían al sector, esto está demostrado en los periodos de mayor o menor participación, pero gracias a la desinteresada colaboración de grupos de asociados en distintas épocas la Asociación sigue estando presente en la promoción y difusión de la raza.

Podemos decir que los principales ejes de acción son:

1) Genética
a) Pruebas de Progenie (Argentina y Perú).
b) Programa de Merino Puro.
c) Provino.

2) Socios
a) Reuniones a campo.
b) Auspicios a Remates particulares.
c) Ciclos de conferencias.

3) Difusión
a) Boletín.
b) Informe anual Pruebas de Progenie.

4) Institucionales
a) Miembro de la Federación Internacional de Merino.
b) Miembro del Consejo Consultivo SRA.
c) Integrante de del Comité de Ovinos SRA.
d) Miembro de la Federación de Asociaciones de Criadores de Ovinos de la Argentina.
e) Auspicio de Muestras Rurales.